Noticias BOA

El encanto de la colonial Sucre

Interlineado+- AAgrandar letra+- Imprimir nota
El encanto de la colonial Sucre

El encanto de la colonial Sucre

De belleza arquitectónica colonial, la ciudad de los 4 nombres: Charcas, La Plata, Chuquisaca y Sucre, capital constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, nos invita a recorrer sus calles que parecen petrificadas por el tiempo, pues su magnetismo precolombino nos remonta a un pasado histórico lleno de valor cultural.

Sus calles empedradas, fuentes labradas en granito, iglesias antiguas, casas con tejas de barro cocido, espolvoreadas con cal y de paredes blancas, la hacen llamar “la ciudad blanca de América”. Declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad, por ser un museo vivo de lo que fue la vida colonial española y por conservar su arquitectura patrimonial y señorial.

Si es que tienes la suerte de llegar hasta este hermoso destino, puedes vivir la historia recorriendo lugares como: La iglesia de San Francisco, donde se dieron las primeras campanadas de libertad (1809); la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca, una de las más antiguas de América; la Casa de la Libertad, sede de la fundación de Bolivia como República (1825); el famoso Castillo de la Glorieta, hermosa propiedad de la época minera construida en las afueras de la ciudad. El Palacio de Gobierno, el Parque Bolívar, la Catedral Metropolitana, el mirador de La Recoleta, las Fuentes Bailarinas, templos, conventos y museos, forman parte también de su amplio atractivo turístico colonial.

A 5 km del centro de la ciudad, existe otro gran atractivo turístico en el Yacimiento de Cal-Orck’o, uno de los depósitos icnológicos (estudio de huellas fósiles) más importantes del mundo, de un período geológico del que se tiene pocos registros. El descubrimiento tiene 10.000 huellas petrificadas de dinosaurios de 294 especies y un Parque Cretácico impresionante para recorrer.

Por trabajo o por placer, visitarla también es un deleite para degustar platillos tradicionales como los chorizos chuquisaqueños, el mondongo (costillas y cuero de cerdo), karapecho (charque o carne seca) y Sulka (carne de res, servida con maíz y ensalada). Del mismo modo, Sucre es conocida por sus deliciosos chocolates que por su elaboración artesanal y alta demanda forman parte de una dulce tradición.

Viajar a Sucre es ver perpetuada la historia en su conjunto urbano, una red de plazoletas, jardines y parques le otorgan gran armonía, sumada a su riqueza cultural y ambiente estudiantil. Gran parte de la historia de Bolivia, en una sola ciudad.

sucre3

Idiomas


Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Suscríbase y reciba noticas

Portada Edición 43 Impresa