Noticias BOA

Especial día de la madre

Especial día de la madre

Madre sola hay una pero cumpliendo el rol de muchas

En la familia de mi mamá son 8 hermanos. En el caso de mi papá fueron 6 y esa cantidad de hijos en esas épocas (entre comienzos y mediados del siglo XX) era algo bastante común. Mis tíos y mis papás tuvieron un promedio entre dos a tres hijos cada uno y ya en la generación de mis primos esto bajó de dos a un hijo por pareja… Tres generaciones en donde se hace visible, cómo, en el transcurso de un siglo, entre todos los cambios habidos, la familia no ha quedado ajena a las transformaciones.

Mis abuelas, ambas, criaron a un total de 14 hijos, además de uno que otro nieto también. No tuvieron una profesión pero las dos tenían que repartir su tiempo entre las labores de su casa, la crianza y atención de sus hijos y maridos, además de ayudar a mis abuelos en sus respectivos negocios familiares.

Mis tías y mi mamá, todas trabajaron fuera de casa, tuvieron sus propios negocios y algunas llegaron a ser profesionales, al igual que mis primas que ya son mamás… y les puedo asegurar que no por eso, ninguna es menos mamá de lo que fueron mis abuelas.

Aunque suene a cliché, es verdad que los tiempos han cambiado, que las realidades son diferentes, que la economía en muchos casos exige que la mujer también trabaje y ayude en el sustento del hogar. Pero también es verdad que la mujer por cuenta y mérito propio desea titularse, crecer profesionalmente, desarrollarse no solo como mujer, si no como ser humano, aspirando a grandes cosas para su propia vida, sean estos logros profesionales, materiales, espirituales o de crecimiento personal.

Así, quien decide ser madre se enfrenta a un cambio radical en su vida, en el que muchas veces debe aprender a equilibrar su trabajo, su diario vivir, sus responsabilidades dentro y fuera del hogar, con el cuidado de sus hijos y de su familia.

En la actualidad, el modelo de mujer y madre ha cambiado. La maternidad no siempre, ni para todas, es una prioridad o una imposición, sino una elección. Por lo que cada mujer se enfrenta al reto de “ser mujer y ser madre” en estos tiempos, sin dejar de ser lo uno por lo otro, buscando el poder sentirse cómoda, feliz y a gusto consigo misma.

En medio de toda esta revolución, el hecho que no ha cambiado es la posibilidad que las mujeres tienen de dar vida, pero sí me parece importante recalcar que en sociedades y familias donde tienen la igualdad de género como bandera, las madres son tan madres de sus hijos como tienen que serlo también los padres, ya que la crianza y el cuidado, una vez el bebé sale del cuerpo de la mamá, es visto como una responsabilidad de ambas partes.

Porque ser madre, al final no es un título que una puede obtener solo con el simple hecho de parir. Es un reconocimiento que se logra al amar, cuidar, guiar, educar, proteger y acompañar a los hijos, para hacer de un pequeño bebé un ser completamente único y cuya existencia sea provechosa para la tierra.

madre2

Idiomas


Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Suscríbase y reciba noticas

Portada Edición 43 Impresa