Noticias BOA

5 Tips al volar con niños

Los vuelos, especialmente si son largos, son todo un reto cuando se llevan niños pequeños. Tanto si el niño es hiperactivo o no, un viaje en avión puede ser agotador y aburrido. Para ello debemos prepararnos sobre todo si es la primera vez que volamos con niños. Cada quien tendrá su propia receta, pero aquí les damos algunas ideas.

Hablar antes del vuelo. Si el niño ya habla, puede entender bien una explicación sencilla de qué comportamiento se espera que tenga durante el vuelo. Explicarle que subirse a un avión es un asunto delicado y que todo mundo se cansa igual y se aburre igual. Si es un bebé de brazos, consultar al médico pediatra y a los encargados de la aerolínea sobre cuáles son las mejores prácticas al llevar a un bebé en un avión.

Juguetes. Un niño todo el tiempo juega. Hay que escoger con tiempo sus juguetes favoritos o algún juego electrónico (y sus baterías de repuesto). Así será más llevadero el viaje.

Comida. Un niño no se lleva bien con el hambre y puede que no le guste la comida del avión. Lleve algo que sabe que le gusta, como unas galletas y algo de beber. Esto siempre y cuando el vuelo permita llevar comestibles, por supuesto.

Llevarlo dormido. Hacer coincidir el vuelo con su sueño. Volar de noche o por la tarde, a la hora de la siesta. Así es probable que duerma buena parte del camino y nosotros podamos estar tranquilos.

Acudir a la autoridad. En ciertas circunstancias los niños hacen más caso a personas ajenas. Usted puede pedirle a uno de los encargados del vuelo que le explique a su niño el porqué es importante usar el cinturón y de qué manera se espera que se comporten los pasajeros.

Para evitar los oídos tapados, durante el despegue y el aterrizaje, se recomienda darle al niño algo para comer o beber u ofrecerle el chupete, si usa, porque el tragar hace que se descomprima la presión que se siente en los oídos. En el caso de los bebés lactantes que aún no incorpora- ron otros alimentos, la recomendación es darle el pecho en esos momentos. Cualquier cosa que lo haga succionar ayuda a evitar las molestias en el oído por los cambios de presión en el vuelo. Para los más grandes, chicle o caramelos también ayudan.


Para un vuelo placentero

Habitualmente el tiempo de las vacaciones, se convierte en la excusa perfecta para salir de viaje. En caso que su viaje lo esté realizando por avión, existen ciertas medidas que puede tomar para evitar males innecesarios, miedos o nervios y hacer de su viaje una experiencia placentera e inolvidable.

En primer lugar si viaja al extranjero compruebe tener las vacunas y los documentos requeridos. Puede evitar el estrés previo al viaje, alistando su maleta con tiempo e intente siempre llegar al aeropuerto con suficiente margen, para realizar los trámites necesarios.

Vístase con ropas y calzados cómodos. En caso de llevar equipaje de mano que sea fácil de movilizar y cargar. Antes de subirse al avión tome una comida ligera y procure evitar la ingesta de alcohol o café, en su lugar puede recurrir a productos naturales como la valeriana, que tiene efectos tranquilizantes.

En caso que empiece a sentir miedo, convénzase de las buenas razones por las que está realizando este viaje y piense en todo lo que le espera a su llegada. Si hay turbulencias y comienza a sentirse incómodo, solicite la atención de un miembro de la tripulación y ponga en práctica algún método de control de la respiración.

Si es que siente que el viajar en avión, realmente le causa un miedo que no puede controlar, es posible que sufra de aerofobia (miedo a volar), en este caso es recomendable que solicite ayuda de un especialista para conocer la causa del problema e intentar solucionarlo.


Idiomas


Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Suscríbase y reciba noticas

Portada Edición 43 Impresa